Y de repente,…

Sin avisar y sin darme tiempo a ponerme una bufanda llega la oscuridad del invierno a recordarme que la soledad es a veces mala consejera y, a veces también, la mejor de las compañías para las almas rotas. Así pues, bienvenida sea…¿O no?

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s