Y de repente,…

Sin avisar y sin darme tiempo a ponerme una bufanda llega la oscuridad del invierno a recordarme que la soledad es a veces mala consejera y, a veces también, la mejor de las compañías para las almas rotas. Así pues, bienvenida sea…¿O no?

Anuncios